Obra de Roberto Cedrón

Obra de Roberto Cedrón
Obra de Roberto Cedrón

martes, 8 de diciembre de 2009

Sobre la verdulería


Hoy publicamos un testimonio que nos llegó sobre los conciertos en la verdulería... la ya famosa verdulería...
Hace unos veinte años, en una gran ciudad de América Latina, fui testigo de una escena. Un grupo de jóvenes protestaba en una avenida por un tema sumamente serio. En señal de desacuerdo, esos jóvenes se sentaron en la calle. Ahí permanecieron hasta que vino la policía a correrlos. Los dispersaron y un muchacho rubio que hablaba el castellano con acento extranjero, le dijo a la muchacha que tironeaba del brazo “a ver si entendés que para sentarse están las sillas”. Me había olvidado por completo de la escena. Pero hoy, durante el concierto que varios artistas ofrecieron en la verdulería de Cuenca y Jonte, me acordé. Primero cantó Tata acompañado por Horacio Presti (sobre todo cuecas). Luego vino Hernán Lucero (tangos). Después Karina Beorlegui y los primos Gabino (fados y tangos). Antes, los choripanes. Durante… el humo de los choripanes. Antes, durante y después el calorcito de la gente reunida. La alegría. Algunos de pie. Otros, en el suelo. Me tocó estar sentada en el suelo, estoy rondando los 40, a pocos metros los había con mayor suerte, varios nenes de 4 o 5 años. Y también una muchacha de unos 60 años, al igual que los otros, sentada en el suelo, luego en un cajón de frutas.


Me comentaron que era la tercera vez que se hacía un concierto en esa esquina. Pero hoy además de la música, además de los cuadros de José Ottati (que es artista cuando hace cuadros y cuando vende verduras, porque hay gente que es así, artista en todo momento), además de todo eso, se inauguraba el “rincón del saber popular Ángel Cappa” (con libros, varios libros en una canasta que la gente se podía llevar). Al final del concierto, Karina Beorlegui entonó “Caprichosa”. Como es sabido ese fado lo supo cantar Gardel hace ya muchos años, y entonces todos los presentes (entre los cuáles el mismísimo doctor Alposta) se pusieron a cantar. Y había que ver con qué ganas entonaban “la canción de Portugal”. Era tanta la emoción que me puse a mirar el suelo… las baldosas… ahí fue que se me vino el recuerdo de antes y también este pensamiento:
Tenemos un teatro fabuloso, un teatro que nunca cerrará sus puertas por refacción, un teatro donde los metros cuadrados siempre serán los suficientes, es el teatro de la calle nacido de la nada o de la casi nada. De la voluntad de dos hombres, en este caso José Ottati y Tata Cedrón. Vale decir del encuentro feliz entre un querer y un poder.

De un tiempo a esta parte, nuestros gobiernos han promovido algunos eventos en torno a hechos culturales. No se puede decir lo contrario. Ha habido distintas iniciativas, cierta cantidad de congresos. Sin embargo, la pregunta que Tata Cedrón viene planteando desde hace ya varios años mantiene su vigencia “¿Qué cultura para qué país?”.

¿A qué llamamos cultura? ¿Cuál sería la cultura que nos representa y que queremos promover? ¿Tiene una función la cultura? ¿Debería tenerla? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿En función de qué? Viendo a los niños hoy día me pareció que asomaba el inicio de una humilde respuesta… Para que la cultura vaya con ellos. Para que en la cultura que nosotros reconocemos como nuestra, aunque sea fruto complejo de otras (como lo es el fado…), crezcan nuestros hijos. Cultura es todo aquello que hacen las personas, todo lo que es fruto de una acción humana, cultura es al mismo tiempo un cuadro que se pinta y una lechuga que se vende, porque no se venden las lechugas de la misma manera en todas las ciudades del mundo, porque no en todas las calles del mundo se puede hacer un concierto, una exposición y una biblioteca en una verdulería… sin cobrar, sin pedir subvención, apenas una colaboración de los presentes…

José Ottati es cultura. Tata Cedrón es cultura. Horacio Presti es cultura. Lucero, Karina Beorlegui, los primos Gabino son cultura. Ángel Cappa es cultura. Pero, sobre todo, cultura son nuestras calles pobladas por miles y miles de ciudadanos anónimos, alegres, dispuestos a recorrer caminos, dispuestos a escuchar y a cantar. Capaces de atender una propuesta cultural incluso ahí donde no hay ni una sola silla. “Chapa de cielo en el techo”. Como bien dijo Homero Manzi. Y Tata lo hizo canción.

Gracias a todos los presentes.


Elisa

martes, 10 de noviembre de 2009

Palabras de Guillermo Pintos


Texto presentado por Guillermo Pintos el 4 de noviembre de 2009 en la Legislatura Porteña, con motivo de la ceremonia en la que Tata Cedrón fue nombrado "Ciudadano Ilustre" de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Antes que nada, buenas noches, gracias a todos por estar aquí. El Tata, hoy aquí distinguido; nuestro querido amigo Tata, es también, el maestro, el maestro Juan Tata Cedrón, que hoy con su obra y su casi medio siglo de trabajo incansable, honra, enaltece, dignifica, da sentido y hasta… cierta… verdad poética… a esta distinción de ciudadano ilustre. Cualquiera que ame la música y/o la belleza, sabe que cada gran artista es único, diferente a todos, irrepetible.

La obra del Tata, iniciada en los primeros 60, con un trío que pronto se convirtió en el célebre Cuarteto Cedrón, es también única, es una voz, una forma poética, musical, interpretativa… una visión del mundo, en suma, enteramente singular para la cultura argentina. En una descripción breve, su obra se asienta, como un árbol de doble tronco, en sus musicalizaciones sobre Juan Gelman y sobre Raúl González Tuñón; cualquiera de ambas colecciones, por sí sola, un completo mundo poético, con sus propias leyes, sus propios paisajes, personajes, sonidos y tensiones del alma.

Cualquier buen compositor se sentiría justificado con haber construido sólo una de esas dos grandes catedrales de canciones. El las construyó a las dos: tan distintas que parecieran de compositores diferentes y tan iguales, con esa forma de volver propia cada palabra, cada sonido, cada giro, que el Tata encuentra en su trabajo incesante y feliz.

A esos dos mundos poéticos, a esa dos grandes colecciones centrales se suman, además, como varios planetas diferentes en un mismo sistema: en principio, su obra instrumental: capaz de perlas que cortan el aliento y nunca dejan de sorprender en su siempre renovada perfección, tal el caso del increíble Silencio de corchea, por citar solo un título, elegido tal vez por preferencia personal, tal vez porque el misterio de esa breve pieza se siga resistiendo a través del tiempo a las sucesivas, múltiples y múltiples audiciones. Lo mismo que su clásico A Lola Mora, entre tantas otras.

Y aunque más breve, otro corpus no menos importante es su obra sobre textos de Homero Manzi, la que no es osado imaginar que tal vez en un futuro, cerca o lejos, constituirá un puñado de clásicos, cuando algún arqueólogo o musicólogo o quizás un neo-cartonero, los encuentre en olvidadas grabaciones de la antigua era digital y les de lustre, las muestre de nuevo y alguien descubra un perdido tesoro.

Y más allá, siempre en expansión, lo que completa el trabajo del Tata –escrito aquí de memoria– es una especie de lluvia de meteoros de diversos colores y formas. De Julio Cortázar a Dylan Thomas, de Javier Villafañe a Bertolt Brecht, de anónimos aztecas y mayas a Borges, de Celedonio Flores a Luis Luchi de Antonia García Castro a Luis Alposta, de Acho Manzi a Joseph Conrad, de Cadícamo a García Lorca, de Francisco Madariaga a Pedro Atienza, y su último gran hallazgo, la delicadísima, frágil, tierna, desolada y cálida puesta en sonido que hizo con textos de Miguel Ángel Bustos. Pero ahí no se detiene. El Tata quiere, entre otras muchas cosas, musicalizar Las mil y una noches. Quiere hacerlo de verdad, pero parece además una metáfora de su ímpetu y pasión creadora; parece que él quisiera musicalizar todas las noches de la vida.

Y aunque es capaz de tanta diversidad, y en la obra del Cuarteto Cedrón hay quien pueda encontrar, por supuesto tango, pero también quien quiera distinguir entre nuevo y viejo, o discernir entre aires musicales castellanos y hasta flamencos, o folklore argentino; o escuchar en la suya, la voz de los muchos cantores que hicieron grande la historia de la música de Buenos Aires; o a veces él se deje llevar por una huella dulce y suave, o juegue, ya sea en serio o en broma, con el blues; o se torne extrañamente arcaico; o nos sorprenda con músicas inclasificables, inesperadas, extranjeras de toda extranjería, y por eso mismo cautivantes; el Tata es siempre él mismo. No le importan los ingredientes que puedan caer voluntaria o involuntariamente dentro de la olla donde cuece sus canciones. Para él es todo lo mismo. Para él es todo Cuarteto Cedrón y uno diría que él también es enteramente Cedrón, hasta cuando interpreta a otros autores.

Porque si la obra monumental que el Tata sigue forjando día a día está claramente en la composición, es decir en ese raro tejemaneje que conforman el texto y la música, hay un instante crucial, un ingrediente más que decisivo, un momento que va más allá de lo poético y de lo musical y lo transfigura, y es el momento del canto, de la interpretación. Una manera de cantar cuyo rastro en este caso habría que buscar en alguna forma de teatralidad primaria y ancestral que es a todas luces sorprendente: dulce o feroz, trágica, de pura risa o las tres cosas a la vez, apasionada, visceral, como en carne viva o con el corazón en la mano, siempre palpitante, móvil, un poco hipnótica.

Cómo el hechicero de la tribu, que canta y baila, pero además de la música y las palabras, a su alrededor, en la imaginación y el corazón de quienes lo escuchan empieza a llover, empiezan a ser fértiles los vientres, o simplemente un señor solitario, sentado en la última fila del teatro empieza a remontar el Orinoco hacia el oeste y hacia arriba, buscando enajenado entre peligros, animales, oscuridad y flores a su amada india Nunu, la dulzona, la de la Luna en la rodilla, tan atrapado en la magia y la tragedia de la historia, que de pronto empieza a sonreír y apenas atina al silencio, absorto, cuando termina la canción, se encienden las luces y todos aplauden.

En el Tata Cedrón, la obra y la interpretación se dan y multiplican sentido mutuamente, se disparan siempre de una manera distinta, irresistible, atiborrada de matices y lecturas diversas, pero que al parecer sólo conoce una forma posible, una cualidad, una calidad, una intensidad de belleza, una pureza única y un único fulgor: el que tienen los diamantes y otras piedras preciosas. Gracias Tata.

Guillermo Pintos


* Foto de Eduardo Kozanlian

jueves, 1 de octubre de 2009

Adivinanza de octubre


Sin duda muchos no pudieron dormir durante el mes de septiembre aquejados por esa duda existencial: quién fue el primer poeta musicalizado por Tata Cedrón? Pues no... no era Carlos de la Púa... Era Julio Huasi (1935-1987). El primer poema musicalizado fue "El puente negro". Existe una versión ortodoxa, vale decir con letra, que fue grabada pero no editada en disco. Y existe una versión instrumental que es la que se incluyó en el disco dedicado a Bertolt Brecht en 1985. Esa es la versión que hoy les presentamos (les debemos la otra), interpretada por J. Cedrón y M. Praino. Se acota que esta situación en que un poema o un poeta inspira un instrumental se ha dado en otras ocasiones: por ejemplo, fue el caso de "Madrugada" (inspirado en el poema homónimo de J. Gelman) y de "Igual atacaría" dedicado a Horacio Pilar (La Típica, Nocturno). De Julio Huasi, Tata musicalizó también "No doy más" en 1962 y "Milonga del Plata" en 1964.
Vamos con la adivinanza de octubre:
Qué escritores nombraron al Cuarteto Cedrón en alguna de sus obras?


video

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Testimonios del público / Public: à vos plumes


Hasta ahora les venimos contando, informando respecto a canciones, grabaciones, momentos destacados en la trayectoria del Cuarteto Cedrón. Lo seguiremos haciendo. Los músicos todavía no se animan pero ya van a tomar directamente la palabra para referirse a los temas que a ellos les interesan y compartir con ustedes sus reflexiones. A raíz de los comentarios que algunos de ustedes han dejado en la casilla del cedroniano, pero también teniendo en cuenta los muchos relatos que han llegado a nuestros oídos desde mucho antes que este blog existiera, sabemos que el público del Cuarteto Cedrón tiene sus propias historias, sus "cuentitos", anécdotas varias sobre sus encuentros con los músicos y su música. Este espacio también está abierto para las plumas del público del Cuarteto. Para sus testimonios. Si lo desean, pueden hacernos llegar sus relatos a la dirección de correo electrónico (elcedroniano@gmail.com). Y en conformidad con sus autores, se podrá publicar en este espacio algunos de esos relatos.

Parce que nous savons que le public du Cuarteto Cedrón a plus d'une histoire à raconter sur ses recontres avec les musiciens et leur musique, le Cédronien envisage d'ouvrir une section pour accueillir ce type de récits. Vous pouvez si vous le souhaitez nous faire parvenir vos récits à l'adresse électronique du blog (elcedroniano@gmail.com). Les récits seront publiés avec l'accord explicite de ses auteurs. Par ailleurs, outre les informations que nous vous communiquons régulièrement, les musiciens prendront bientôt directement la parole pour partagez avec vous telle ou telle réflexion sur le métier qui est le leur. Nous rappelons à nos amis francophones, que ce blog rassemble les textes disponibles en français sous l'étiquette "baratins". Au demeurant, toutes les informations fournies sont rigoureusement vraies...

jueves, 24 de septiembre de 2009

El Cuarteto Cedrón y la poesía


Un comentario dejado por un visitante nos lleva a precisar algunos datos. Efectivamente, la obra del Cuarteto Cedrón en su parte cantada es una obra poética. Son unos 37 autores. Algunos de ellos son recurrentemente nombrados por la prensa (Tuñón, Gelman, Urondo, Brecht, Cortázar, Vallejo). No vamos a reproducir la lista completa, sólo algunos otros nombres: Luís Alposta, Jorge Luís Borges, Celedonio Flores, Oliverio Girondo, Acho Manzi, Francisco Madariaga, Mario Paoletti, Alberto Szpunberg, Javier Villafañe.

Como lo señalaba Fernando, la obra también contiene homenajes a Roberto Arlt y a Leopoldo Marechal. Esta es una de las razones por las que se ha dicho en Europa que el Cuarteto Cedrón en su larga estadía por esas tierras (treinta años) fue una suerte de “embajador”. Embajador sui generis de cierta cultura argentina abarcada en su obra.

Anuncio: ya vienen las actualizaciones sonoras. Al programa: “Don Verídico”; el primer tema compuesto por Tata Cedrón sobre una poesía de…? (les dijimos que no habría premio… pero tampoco castigo… anímense!); “El ciruelo” interpretado por Paco Ibáñez, y uno o dos temas más.
* Ilustración. "El poeta y la musa". Rodin

viernes, 18 de septiembre de 2009

Post-scriptum


Como resultado de nuestros primeros intercambios con los seguidores, hemos decidido modificar uno de nuestros postulados iniciales: junto con algunas secciones que serán mensuales (chamuyos varios, adivinanzas), iremos incorporando a ritmo variable pero sostenido nuevos documentos sonoros. Utilizaremos todos los espacios disponibles para destacar ya sea alguna formación de la que el Cuarteto Cedrón fue parte (ver "La Típica" y no se la pierdan, fue una formación gloriosa), ya sea alguna colaboración (ver temas compuestos sobre poesías de Homero y de Acho Manzi), ya sea algunas joyitas (esta sección, que aparecerá pronto en los enlaces, distinguirá temas del Cuarteto poco difundidos ya sea por antiguos o al contrario, por ser muy recientes). Ojo: las actualizaciones de ese material sonoro no serán anunciadas con bombos y platillos, aunque nos gustan los bombos. Nosotros les ofrecemos, ustedes buscan... y encuentran.

Suite à nos premiers échanges avec les visiteurs, nous avons modifié l'un de nos postulats: tout en conservant certaines sections mensuelles (notamment les textes, les "baratins" divers, les devinettes), nous allons incorporer à rythme variable mais soutenu des documents sonores. A cet effet nous aurons recours à tous les espaces disponibles pour distinguer telle ou telle formation dont le Cuarteto a fait partie (voir "La Típica"), telle ou telle collaboration (voir les morceaux sur des poésies d'Homero et d'Acho Manzi), tel ou tel "bijou" (cette section qui sera bientôt accessible, vous permettra d'écouter des morceaux du Cuarteto peu diffusés, soit parce qu'ils sont très anciens, soit au contraire parce qu'ils sont très récents). A noter: les actualisations de ce matériel sonore ne seront pas annoncées à cor et à cri. Nous vous offrons, vous cherchez... et trouvez.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Palabras de bienvenida


Damos por inaugurado este espacio de difusión y de encuentro destinado a los seguidores (confirmados o debutantes) del Cuarteto Cedrón. En él encontrarán textos informativos y de homenaje, una sección para los seguidores franceses, viñetas sonoras, la agenda de los conciertos del grupo, adivinanzas... Se irán incorporando con regularidad nuevos materiales en función de nuestra inspiración (tenemos buenas reservas) y de los pedidos de los visitantes (que han empezado a llegar y están siendo atendidos). La intención o la perspectiva específica de “El Cedroniano” ha sido detallada en las diferentes crónicas que componen esta edición inaugural.

Nous inaugurons cet espace de diffusion et de rencontre consacré aux fans (confirmés ou débutants) du Cuarteto Cedrón. Vous y trouverez des textes d’information, des hommages, une chronique tout particulièrement destinée à nos amis francophones, des vignettes sonores, l’agenda des concerts, des devinettes... ce matériel sera régulièrement actualisé. L’intention ou le point de vue spécifique du « Cédronien » est détaillé dans les diverses chroniques qui composent cette première édition (en espagnol toutefois; pour une vision d'ensemble et les nouveautés voir "Chroniques francophones").

viernes, 11 de septiembre de 2009

SOBRE DINOSAURIOS



CUARTETO CEDRÓN

"Grupo de músicos argentinos fundado en Buenos Aires en 1964". Que sigue existiendo... Y presentándose en Buenos Aires, en el interior, en París, y en muy diversas partes del mundo: en salas prestigiosas (La Fenice, Concertgebouw, Théâtre de la ville), en un café-concert, en una fábrica "recuperada" o en una esquina con verdulería (ver videos). Vale la precisión ya que los viejos discos del grupo son objetos requeridos como rarezas: el grupo sigue creando. Se informa que hay un proyecto de reedición en curso (que incluye varios discos históricos), pero también dos nuevos discos en preparación, uno de ellos sobre poesías de Miguel Ángel Bustos.

En la actualidad el Cuarteto Cedrón está compuesto por: Juan Cedrón (voz y guitarra), Miguel Praino el "profesor" (viola), Miguel López (bandoneón), Román Cedrón (contrabajo).

Precisión: quienes estamos a cargo de este blog somos todos doctores en estudios cuartetocedronianos. Por lo cual también estamos a disposición del público para responder a toda clase de preguntas. Por ejemplo (como se ha visto por ahí): de quién es la ilustración que figura en el disco "Del Gallo Cantor"? En qué año se grabó? Cuántas versiones hay de "A Lola Mora"? etc. Para los que no pueden dormir ante estas dudas, aquí van las respuestas: de Alberto Cedrón; en 1973 (París); 3 (y una cuarta en preparación).

* Foto: Carlos Carlsen, Miguel Praino, Juan Cedrón, César Stroscio

(de la tarjeta de invitación a un concierto del Cuarteto Cedrón, Bobino, París, miércoles 29 de septiembre de 1982)

NB se informa que el sitio oficial del grupo está en construcción, a él se podrá recurrir para información general sobre la historia del grupo, las fechas claves, la discografía, etc.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Homenaje


Porque queremos que este espacio sirva también para reivindicar la figura de algunos entrañables acompañantes del Cuarteto Cedrón, hoy recordamos a uno de ellos: el arquitecto Osvaldo “Cholo” Cedrón, fallecido el 16 de septiembre de 2005, hermano de Tata, que compartió con los músicos aventuras y desventuras, inspirando incluso algunas de sus obras inéditas (por el momento). Como se recalca en esta breve presentación, el “Cholo” ejerció su talento en distintos ámbitos pero en todos ellos resultó ser siempre “el mejor de los albañiles” como bien lo saben los integrantes del Cuarteto (y también sus colegas y amigos). En tanto recitador tocado por la gracia de los dioses, no estuvo ajeno a las canciones compuestas por su hermano, e interpretó informalmente muchas de ellas (algunas malas lenguas dicen que Tata lo imita al Cholo). Poco antes de su muerte, se grabó una de esas canciones “La calesita del tiempo” (sobre una poesía de Nacho Whisky). Dentro de poco les haremos escuchar esa peculiar interpretación y les contaremos también en qué circunstancias (misteriosas) fue hecho ese poema…

Osvaldo Cedrón (1942-2005).- Arquitecto. Especialista en programas públicos de gestión constructiva. Con una amplia trayectoria en materia de vivienda y equipamiento comunitario para los sectores populares, fue coordinador (por la Comisión Municipal de la vivienda de Buenos Aires) del Plan Piloto de Realojamiento del Barrio de emergencia Nº7 (Villa 7 – Mataderos, ver Prohibido Vivir Aquí, de Eduardo Blaustein) y coordinador del Programa de Regularización Urbana y Social y de Mejoramiento de Barrios asentados en tierras fiscales nacionales, en las provincias de San Juan, Tucumán, Santa Fe, Buenos Aires. Docente de la Universidad de Buenos Aires, y posteriormente de la universidad de Mar del Plata, también coordinó el Curso de Post Grado de “Tierra, vivienda y mejoramiento del Habitat” y el curso del Instituto de la Vivienda de la Provincia de Buenos Aires “Nuestros Barrios, Hogares y Pueblos” para la conformación y el fortalecimiento de equipos técnicos de gestión participativa de viviendas sociales y mejoramiento del hábitat comunitario.

Militante peronista (“mejor no puedo ser”) comprometido con su realidad y con su tiempo. Inventor y hacedor. Organizador nato, buen compañero, amante de los perros en general y sobre todo de los galgos, con los que gustaba ir a cazar liebres y mulitas. Excelente recitador de poesías (la mejor: “Hiranyaca”, pero otros disienten y dicen “Fundación mitológica de Buenos Aires”).

Palabras del “Cholo”

Hace unos cuantos años, vi una película de Fellini que se llamaba La Dolce Vita, que tenía 5 historias. En una de las historias se habían juntado algunas parejas de clase media que tenían problemas amorosos, problemas de que no podían amarse. Entonces, se juntaron en un lugar cerca del puerto, invitaron también a la conversación a una chica que trabajaba en la calle. Se juntan, hablan; hablan todas las parejas, todo el rato, y entonces, de repente, se levanta esta chica, carga su carterita y dice: ‘me voy, yo no hablo de las cosas: las hago’”.

Palabras de introducción a la ponencia del arquitecto Cedrón en el Seminario Internacional “La ciudad para todos” sobre la Práctica de la autogestión constructiva: El caso de la Villa 7.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Chroniques Francophones


Nous avons le plaisir de confirmer à nos amis français que nous sommes bilingues... Dans ce blog consacré au Cuarteto Cedrón nous annoncerons les principales activités du groupe: concerts, rééditions d'albums historiques (Harmonia Mundi /Le chant du monde, courant 2010), ainsi que les prochaines sorties. Deux disques sont en cours de préparation (notamment sur des poésies de Miguel Ángel Bustos). Nous diffuserons des documents sonores dont quelques morceaux d'anthologie peu connus du public et aussi certaines des plus récentes compositions de Juan Cedrón.
Le Cuarteto Cedrón, fondé à Buenos Aires en 1964, continue en effet à créer et à se produire. Non seulement sur des scènes prestigieuses telles que La Fenice, le Concertgebouw ou le Théâtre de la Ville, mais aussi dans les café-concerts, dans une usine "récupérée" et sur la scène inespérée d'un coin de rue de Buenos Aires (voir vidéos). Coin de rue... esquina... "concept fondamental de la culture portègne".
Par ailleurs, dans la mesure où les responsables de ce blog se vantent d'être docteurs en études cuartetocedroniennes... nous sommes à votre disposition pour répondre à toute question sur ce groupe mythique, sur ses productions discographiques, etc. N'hésitez donc pas à nous laisser vos commentaires. Cette page sera très régulièrement actualisée et vous pouvez participer à cette actualisation en nous faisant part de vos propres envies, notamment concernant le matériel sonore.
* "Bandonéoniste" (acrylique) - Alberto Cedrón
NB On nous informe que le site officiel du Cuarteto Cedrón est en construction. Il sera entièrement bilingue (français-espagnol) et on pourra s'y référer pour les informations générales, histoire du groupe, dates clés, discographie complète, etc.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Sobre los Manzi y el Cuarteto


La relación de los músicos con los Manzi es muy antigua y ha dejado rastros en su discografía. La primera grabación registrada de un tango con letra de Homero Manzi es de 1963 (previa incluso a la formación del Cuarteto): se trata de "El último organito". Posteriormente, el Cuarteto, pero también "La Típica" dirigida por Juan Cedrón (orquesta de catorce músicos que desarrolló sus actividades en París, entre los años 1990 y 2000) grabaron numerosos temas de Homero (cf. discos "Gotán", "Tradicional", "La Típica"). Entre ellos: "Sur", "Malena", "Che bandoneón", "Manoblanca". En el año 2006, el Cuarteto sacó un disco de "inéditos", se trata de diez poemas de Homero Manzi que no habían sido musicalizados ("Frisón Frisón" en Argentina / "Elogio" en Francia, Harmonia Mundi, Le Chant du Monde). Cabe recalcar que estos poemas le fueron entregados a Juan Cedrón por Acho Manzi, poeta, hijo de Homero, con quien el Cuarteto comparte una gran amistad y una obra conjunta: el disco "Para que vos y yo" (1997) con sus propias poesías.


En el año 2005, Alberto Cedrón pintó el caballo "frisón" para el disco de los inéditos. Ese cuadro, por iniciativa de Acho Manzi, fue hecho mural y añadido al "paredón"... El paredón de "Sur" existe, es importante saberlo y hoy contiene murales realizados por diversos artistas. Está situado en Centenera y Tabaré (Centenera 3150).

* En estas fotos se puede ver, primero, a Tata y Acho Manzi en Pompeya, besando la puerta de la casa de Juana la Rubia... "que tanto amé". Luego (de espalda) los hermanos Cedrón (Tata y Alberto) contemplando una de las obras del paredón (Inundación, de Chilo Tulissi).

martes, 1 de septiembre de 2009

Adivinanza de septiembre

Cuál fue el primer poeta musicalizado por Juan Cedrón?

Por ser la primera vez les proponemos opciones... La respuesta sonora será comunicada el primero de octubre (no hay premio, es por amor al arte... como siempre)

(1) Luis Luchi
(2) Carlos de la Púa
(3) Julio Huasi