Obra de Roberto Cedrón

Obra de Roberto Cedrón
Obra de Roberto Cedrón

lunes, 10 de septiembre de 2018

Noticias de interés

Llegó el Profesor ! A partir de este sábado en El Popular, los conciertos son también con Miguel Praino. Chile 2080. Reservas.


lunes, 3 de septiembre de 2018

Encuentros en el Taller


Publicamos un escrito de Daniel Goñi, sobre el más reciente Encuentro en el Taller. Tata quiere aprovechar esta ocasión para saludar(te) desde El Cedroniano. Manda un gran saludo. 

Adjuntamos un registro sonoro acorde y antiguo relativo (imagenes) a otra iniciativa del Tata, también inolvidable para quienes la vivieron. Y así seguimos. 


Todos los sábados de septiembre, 21.00 h, Teatro el Popular, Chile 2080.


***

“ESTAMOS EN UNA ENCRUCIJADA DE CAMINOS QUE PARTEN Y CAMINOS QUE VUELVEN…”
No era un sábado más. Para un desahuciado embebido en el desánimo silencioso, que camina friccionando las suelas y con el alma azuzada, no lo era. Y no lo fue… Lo que no pudo la distracción liviana y evasiva sí lo consiguieron la música y la poesía. Cosas del taller… Ese espíritu que nos reconcilia con la emoción y la vida. En Chile 2080, el Teatro El Popular devino refugio en la aciaga noche porteña del umbral de septiembre. La actual formación del Cuarteto Cedrón (Dany Frascoli en guitarrón y acordeón; Josefina García en cello, Julio Coviello en bandoneón y Juan “Tata” Cedrón en guitarra y voz) nos recibió a un grupo numeroso de parroquianos ávidos de arte, pero también necesitados de algún arrullo para el vapuleado corazón. Por eso la poesía de Tuñón, de Yupanqui, de Blomberg y de Gelman, entre otros, volvió reconvertida en ese vehículo tan necesario como nutricio a la hora exacta en que la oscuridad fagocita la razón y estruja el plexo. Con un auditorio que funciona casi como una familia extendida, “rodante” dirían por allí, el Cuarteto del Tata se mueve con una soltura y una contundencia notables. Miradas cómplices de mesa a mesa, como intercambiando guiños de empatía, funcionan como un anillo sensorial y emotivo que envuelve a los músicos, y ellos lo perciben y disfrutan… Así se suceden las composiciones y nos son entregadas las palabras que vinimos a buscar. Y recibimos las notas, los acordes, las escalas y los intersticios que de ellas surgen y flotan en el aire, generando eso anhelado por lo que nos arrimamos hasta El Popular. Una dulzura con memoria, una mano en la adversidad, un bálsamo sostenido en la melancolía de fuelles y acordeones, en la precisión hondísima del cello, en una ruta vertiginosa de guitarras y la inclaudicable esperanza hecha voz y empeño. Esperanza, esa novia secuestrada hoy en las tinieblas de la mediocridad con wi fi, de un desangelado presente de derrotas en el mar de la fibra óptica al servicio de la claudicación. Los sábados de septiembre se tributa por aquí a los nobles oficios. Para recordar quiénes somos, nada menos... Talleres donde reparar alas de colibríes, diría atinadamente un amigo caribeño.

Daniel Goñi



lunes, 27 de agosto de 2018

Encuentros en el Taller - Sábados de septiembre - 21.00 h


Al mundo le falta un tornillo...

A partir de septiembre se retoma el ciclo “Encuentros en el Taller”. El Tata invita. A reunirse con los músicos del Cuarteto y otros amigos. A escuchar tanguitos viejos y nuevas composiciones, propias o ajenas. Entre historias, empanadas y unas copas.

En esta nueva etapa del Taller se estrenará dos nuevas composiciones sobre poesías de Nicolás Olivari.

Músicos: Juan Cedrón, Daniel Frascoli, Josefina García, Julio Coviello y Miguel Praino (¡por fin! se reintegra el segundo sábado de septiembre)


Sábados de septiembre – 21.00 h  
Teatro El Popular
Chile 2080
C.A.BA

Reservas por: Alternativa Teatral 




Compartimos un texto de Daniel Goñi sobre el ciclo “Encuentros en el Taller” en su versión del mes de abril 2018

Sucede que uno a anda por ahí y no encaja. Y deambula cuesta abajo. Hasta que advierte que alguien pulsa la viola de madera para retomar y reafirmar aquello de que es gustoso de escuchar la fricción de su propio andar y hasta de sumergirse en la intimidad de los nobles oficios, en medio de estas tinieblas con neón de la conexión desconectada, de la caverna platoniana engañosa... Sucede… Pasa que hasta el apretón de manos, el abrazo y el vértigo palpitante de la emoción han devenido rabiosamente contraculturales… Y ahí vamos, de la verdulería al taller… Así nomás, como penando un latir que el propio albedrío decidió cuidar con celo y casi en silencio. Esperando ser sorprendidos por el alba. Invocando sueños.

“Pensamos en el taller como lugar de regreso a los oficios en medio de tanta tecnología…”, dice el Tata, mientras ajusta el clavijero de la criolla y la emprende con impronta yupanquiana con “Los ejes de mi carreta”. El Tata no se aparta del concepto, lo lleva abrojado con la naturalidad de quien sabe lo que quiere, tan claro lo tiene el Tata, escribo como queriendo robar algo del Andrés Rivera cuentista de “Cría de asesinos”. A golpes de punzón, casi...

Los sábados […] de eso hablo, si te das una vuelta por el Teatro “El Popular”, de la calle Chile 2080, te podés clavar una empanadita con tinto mientras el Tata Cedrón en canto, guitarra y composición; Josefina García en violoncello y Julio Coviello (ex Orquesta Típica Fernández Fierro) en fuelle y el trío Piraña, completando la grilla, te pasan estas coordenadas desde el taller, un escenario tan adecuado como certero para recorrer y recordar la propia identidad y destino, extraviados hoy entre tantas lucecitas para escena. Como reconvirtiendo la nostalgia y la melancolía en lúcida acción y convite a la vida, esta “vuelta de tuerca” (qué detalle siendo desde un taller… ¿no?) a la temática de siempre, funciona como un llamador que puede encontrar su correlato dentro de cada quien. Por eso te digo. Tanguitos indelebles, algo de folklore, alguna milonga, temas nuevos… Además de las partes solistas de los jóvenes, todas recomendables, desde los poemas musicalizados de Bustriazo a cargo de Josefina desde los teclados como el set solista de Julio en fuelle, de una elaborada contundencia. Taller…

Estamos en la tierra de nadie, pero es mía…


Daniel Goñi