Obra de Roberto Cedrón

Obra de Roberto Cedrón
Obra de Roberto Cedrón

lunes, 17 de noviembre de 2014

Decir estuve... estuve... Por ejemplo el lunes 24 de noviembre a las 13 horas....

"Estuve por ejemplo,
en la feria de Aubervilliers una mañana, con un trozo de asado,
una amistad tranquila, la mesa clara, el perro, el buen hablar
y afuera, las verduleras de París chapoteando con los zuecos en la nieve".


Vale sin nieve, con chori, vinillo y con verdulero hecho en Buenos Aires.


Una pista: se llega con el 109 o el 135 y es la primera parada después de Nazca


LP

martes, 28 de octubre de 2014

Visto en Zárate - Octubre 2014



“Toma este mundo, es tuyo. Te lo entrego.
El oficio de hombre es bello y duro.
La calle es ancha y larga.
Su frontera, el recuerdo y el olvido.
Sus horizontes, algo que vendrá.
No es puro idilio, no, pero es real y mágico.
Digno de ser vivido y defendido
y superado y transformado
y andado por caminos de amor hacia la aurora,
de los días risueños y en las tristes jornadas.
Y amado, amado, amado.
Toma este mundo. Te lo doy por nada.
Y pasarán las horas y las horas
y crecerán tus años. ¡Ay, que ninguna pena
destiña la amapola celeste de tus venas!”

Raúl González Tuñón
Poema para un niño que habla con las cosas
(fragmento)

Cedrón y los niños (Azul - Isa)


domingo, 19 de octubre de 2014

Octubre


Plegaria de amor argentino: 
"Porque alguna vez pusimos las patas en la fuente, hoy tocamos el cielo con las manos"!!!
 
Carlos Semorile
 

 

lunes, 13 de octubre de 2014

Sobre verdulerías...

Para los que no pudieron estar hoy y para los que estuvieron también... recordamos otras verdulerías... Manera de decir porque la única verdulería es la de José...


martes, 7 de octubre de 2014

Atención... atención.... precios cuidados en la verdulería de José !

Queridos Cedronianos:
Algunos de ustedes se imaginaban que la verdulería era solo un buen recuerdo... ¡Se equivocaban!
Próxima cita: lunes 13 a las 13 horas
¿Que dónde está la verdulería de José?
Cedronianos, por favor, infórmense, busquen, pregunten, esmérense...
Se llega con el 109 y/o el 135. En su defecto el 24 los deja a pocas cuadras.
En esta ocasión les comunico un mensaje subliminal y encantadoramente sútil del mismísimo Tata Cedrón que nos dice así:

"Apoyando los precios cuidados ¡¡¡se vienen los repollos ,,ojo ¡
el 13 a las 13 ,,,, apoye al gobierno ¡¡"

Así da gusto, ciudadanos, cedronianos.

LP

martes, 30 de septiembre de 2014

El Puchero Misterioso - Provincia de Buenos Aires : octubre - noviembre 2014



Jueves 2 de octubre /Moreno
El jueves 2 de octubre a las 20 horas se presentará "El Puchero Misterioso" en la Peña Don Isidro, ubicado en Rivadavia 144 de la localidad de Moreno, organizado por la Dirección de Cultura con entrada libre y gratuita.

Sábado 11 de octubre / La Plata
El sábado 11 de octubre a las 17 horas se presentará "El Puchero Misterioso" en la Plaza Islas Malvinas, ubicada en Av. 51 y A. 19 de la localidad de La Plata, en el marco de las Jornadas de Integración Latinoamericanas "Asamblea Patria Grande", con entrada libre y gratuita.

Viernes 24 de octubre / Zárate
El viernes 24 de octubre a las 20 horas se presentará "El Puchero Misterioso" en el Forum Cultural de Zárate, ubicado en Pellegrini n° 1000, organizado por la Dirección de Cultura del Senado provincial con entrada libre y gratuita.



jueves, 28 de agosto de 2014

Dos fechas más en Hasta Trilce - Las últimas del Puchero

A pedido del público, se prolonga el Puchero. La cita es en Hasta Trilce, Maza 177, 21.00 horas. Miércoles 3 y 10 de septiembre.

Estén atentos a las otras fechas, ver más abajo en la página.

lunes, 25 de agosto de 2014

Por prepotencia de cariño



 Por alguna razón necesité releer “Cuarteto Cedrón, Tango y quimera”, volver a sus páginas luminosas para seguir comprendiendo tantas cosas que allí se rescatan, como dice su autora Antonia García Castro, “por prepotencia de cariño”. La misma ternura con la que Juan “Tata” Cedrón recuerda una escena de fines de los años ´60: “Cuando me puse a hacer cosas de Tuñón se las llevaba al diario Clarín, donde trabajaba solo, a la mañana. Le acerqué un día “Los ladrones”, se lo hice escuchar y a Raúl se le caían las lágrimas y me decía: “Si viviera el malevo Muñoz”.” Uno lee estas preciosas líneas y se cuestiona cómo es que tamaña maravilla aún no ha sido llevada al cine.

Preguntas embromadas como ésta también encuentran respuestas adecuadas en los testimonios reunidos en el libro: “A riesgo de parecer negativo –dice “el Profe” Miguel Praino–, yo diría que el creador no tiene lugar en esta sociedad. Esta sociedad no nos necesita, o para decirlo mejor, nos necesita, pero ya no sabe que nos necesita. Dejó de saber que hacen falta otras miradas sobre las cosas, no lo siente necesario, tiene sed y no recuerda que para la sed está el agua fresca”. Este es, si se me permite la osadía, uno de los hilos conductores del relato: ¿cómo es que en nuestro país se produjo la ruptura de su continuidad cultural? Y, más importante aún, ¿cómo reparar ese quiebre? Habla el Tata: “Y en el 60 mi planteo fue decir, bueno, había una música popular que era fiel a sus orígenes, como el folklore que tenía a Los Chalchaleros, Falú, Castilla, Leguizamón, Salgán, Pugliese, todos. Yupanqui. Esa cultura se rompió un poco porque no había más difusión, porque la televisión ya había llegado. Entonces, mi planteo fue: “hay que hacer música de nosotros” (…) Tenemos una cultura extraordinaria y hay que soldar los eslabones que se rompieron, de la historia cultural, me propuse. Hice, entonces, Celedonio Flores, Manzi. ¿Qué quiere decir? Que yo consideraba en esa época que había un hueco cultural, político, económico”.

Ese “hueco” fue como un espeso manto de silencio que cayó sobre el país que los integrantes del Cuarteto vivieron y sintieron cuando niños: “Yo nací en el año 39 –cuenta Juan–. Viví la época del peronismo glorioso. Toda mi niñez, desde los seis años hasta que cayó Perón, fui a la escuela, jugaba, hacía deportes. Fue una época muy floreciente de la Argentina. Algunos pueden discutir muchas cosas, yo no (…) Con la caída de Perón, en mi adolescencia vi a los ricos del barrio y a los reaccionarios salir a la calle a festejar. Y eso me tocó mucho”. Ese mundo caído en desgracia fue, también, un mundo sonoro perdido: “Cuando éramos chicos –rememora Miguel–, nosotros estábamos rodeados de sonidos muy diferentes a los de ahora. Por la ventana de tu casa escuchabas la lavandería de enfrente, el taller mecánico, el fondo no era un ruido de tránsito. Uno de esos sonidos, muy presente, era el tango. Todo eso formaba un coro. Por algo Manzi hablaba del coro de muchachas vestidas de percal: es el coro de la tragedia griega, el coro del pueblo. Humildemente, con el Cuarteto Cedrón pretendemos formar parte del coro, y transmitir aquel sonido con el que crecimos”.

Claro que semejante empresa no la hicieron solos: “Después, ya de muchachos jóvenes, a través de las lecturas, los amigos más grandes que “ya sabían”, la calle, las discusiones, el tango que siempre nos acompañó y algún maestro, se nos revelaron: Roberto Arlt, la política, el amor posible (ese misterio, con su angustia dolorosa), la “poesía cruel”, que a esa edad se resuelve pintando con rabia, o en música, en un poema o a trompadas… En ese se nos apareció Raúl (González Tuñón). No fue el único, pero a través de su poesía primero, y más tarde en su amistosa y entrañable frecuentación, pudimos fijar la memoria de lo ya vivido y de lo intuido en la infancia. Su poesía representa para Juan un material delicado y fuerte con el que compuso algunas de nuestras canciones más queridas: siempre las interpretamos con una emoción muy particular. Porque su generosidad nos permitió compartir emociones, personajes e historias con sus aromas, sabores, colores, amores y musiquitas; hicimos nuestros un poco de nostalgia, una cierta melancolía, una esperanza cierta, y sobre todo el asombro, el asombro…”.

El trabajo de Antonia, además de bello, además de necesario, tiene la notable virtud de ir acoplando con suma delicadeza los elementos de este ensamble entre poesía, emoción y música, y sin perder jamás ese asombro del que habla Miguel. Dice en una de sus partes: “Como la mayoría de las artes, todas quizás, la música involucra cuerpos enteros. Los cuerpos enteros de los músicos y de quienes escuchan en un lugar determinado. De un lado y otro de la línea invisible que separa músicos y público, la música involucra además cosas impalpables. Recuerdos. Tal vez deseos. Tal vez sueños no cumplidos. ¿Qué es lo que hace que uno se acuerde de una canción? O ¿qué es lo que hace que una canción conmueva? A lo mejor, el sentirse parte. La extraña sensación de que esa música, ese sonido, o una letra, una simple palabra, un ademán, un gesto, tienen que ver con uno y que, por eso mismo, no estamos nunca absolutamente solos”. Ya sea por esta cualidad de la canción, o sea por la fraternidad ampliada de los hermanos Cedrón y sus muchos amigos, el hecho es que Tango y quimera” es un libro multitudinario donde cada uno de los nombres que hicieron parte del devenir del Cuarteto tiene cabida junto con su particular mirada.

Justamente por ello, como plantea Antonia, “el Cuarteto Cedrón cristaliza en su obra una época, una generación. Expresa, más precisamente, un momento cultural de la Argentina. Y su historia es, en parte, Historia con mayúscula. Los sucesos, los acontecimientos que toman lugar en un país, en determinados momentos, no flotan en el espacio: involucran gente, les pasan a alguien, perturban vidas, cambian destinos, generan ideas, posturas, acciones”. Es de una gran valentía afirmar algo así en medio de una época que descree del poder del arte. Sin embargo, “la creación musical del Cuarteto, que suena para la época tan moderna (…), lo sigue siendo para la nuestra”. Y agrega el músico Roger Helou: “Tuve la suerte de trabajar como “piano invitado-sumado-agregado (?)” con el Cuarteto, y compartir tanta historia, tantas anécdotas, e impregnarme de legítima cultura argentina… el eslabón que nos falta a los jóvenes”. O sea: el eslabón quebrado “de la historia cultural” que el Tata se proponía soldar.

Entonces, sólo falta “el coro”. Y una nota del periodista Gabriel Plaza lo resume magistralmente: “Hacia el final del concierto, los estrenos de varios temas marcaron lo mejor de la noche (…) Pero la obra que sacudió al público fue la musicalización de un poema inédito de Homero Manzi llamado “Palabras sin importancia”. Ese estreno permitió revivir los tiempos en que se asistía al alumbramiento de temas con categoría de clásicos del autor de “Sur”. El tema de Manzi con música de Cedrón es auténtico tangazo, que responde a esa raza de canciones que podrían formar en el futuro parte de la memoria colectiva. “En el 40, cuando estábamos mal, la música popular nos vino a salvar”, dijo Manzi. “Ahora es igual”, afirmó el cantor. La gente pidió un bis del tema y se fue silbando la canción a su casa. El “Tata” Cedrón volvió a ser memoria, presente y futuro del tango”.

De mi parte, nada que agregar. Salvo que usted, amigo lector, amigo músico, amigo oyente, no debería quedarse tan sólo con estos fragmentos escogidos. Acérquese a “Tango y quimera” y déjese fascinar por cada uno de sus textos. A lo mejor, casi seguro le diría, usted también se encuentra en ellos.

Carlos Semorile


jueves, 21 de agosto de 2014

Arquitecto Osvaldo Cedrón (documental)

Cedronianos: los invitamos a ver un documental-homenaje dedicado a la figura y a la obra del arquitecto "Cholo" Cedrón, "el mejor de los albañiles"...

miércoles, 6 de agosto de 2014

Cedronianos: tenemos cita ! Fechas de agosto, septiembre y octubre

No todas las fechas figuran con la misma precisión, iremos completando en le medida de nuestras posibilidades.

Se recuerda que el Ciclo El Puchero Misterioso sigue a lo largo de agosto en Hasta Trilce, Maza 177, los miércoles, a las 21.00.

Acá otras fechas con Puchero (C.P:)  y sin Puchero (S.P. o conciertos más tradicionales ya ni sabemos cómo llamarlos)


AGOSTO

Sábado 9 de agosto: Biblioteca Nacional - 18.00

Domingo 24 de agosto: Usina del Arte (C.P.) 20.30 



SEPTIEMBRE

6 de septiembre: Morón - 20.30 (marchando un Puchero)
7 de septiembre: Usina del Arte (sin Puchero pero al frente está El Obrero)

12 de septiembre: Casilda (ver entrada en el blog)

27 de septiembre: Martínez


OCTUBRE

17 de octubre: Martínez, Luz y Fuerza. (C.P)

martes, 1 de julio de 2014

"De estar ahí..." - Miguel Praino

Algunos tuvimos la suerte de recibir una carta esta mañana temprano. Nos pareció que esa suerte había que compartirla y por eso publicamos acá el texto que mandó "El profesor" desde París. Creo que es para todos los que nombra y para los que no nombra también porque los pensó.
***


Miguel Praino (fotografía: Azul Cedrón)

Hola, buen día:

Ya hace tres horas que me levanté, aquí es verano y "ya el sol viene asomando". Ustedes están al comienzo del invierno y en el medio del sueño de la noche... Cosas de las diferencias continentales y horarias. Encima, nosotros los jovatos dormimos poco... La cuestión es que a esta hora, "de madrugada", "cuando despunta el día", "cuando se muere la noche", la neurona funciona a full –mate mediante– lo cual es bueno para todo. Se piensa, se reflexiona, se capta, se asocia mejor. Las ideas fluyen más fácilmente, el silencio y lo que lo puebla se escucha con mucha claridad. Pero no distrae. Son murmullos. Acompañan. Hoy, porque es según, la neurona estaba musical. Recordé mañanas de invierno con mi viejo yendo a Villa de Mayo –que era entonces el campo– donde vivía mi abuelo Federico. Desde mi barrio de Flores hasta Saavedra, en el colectivo 34, y allí, en la estación Aristóbulo del Valle, el tren, el Belgrano de color clarito y trocha angosta, diésel en esos tiempos (1948 o 49). Pero antes tomábamos el desayuno en un cafetín de la avenida Maipú, después del puente de la General Paz, que recién levantaba la persiana, y mientras llegaba el café y las medialunas tibias, mi viejo me daba unas monedas y me decía "poné algo". En el aparato, una máquina enorme, hollywoodiana, con luces y colores, había jazz –Benny Goodman, Amstrong, Glenn Miller–, "tropical" (Varela-Varelita, sí, sí..). Pero había por lo menos a igualdad de músicas de otros lares, las de nuestro país y de Latinoamérica. Gardel, Alberto Castillo, D'Arienzo, Antonio Tormo, Hermanos Abalos, junto a Samuel Aguayo, Ortíz Tirado, Jorge Negrete, Lucho Gatica... Y yo ponía algún estilo, por Gardel,

El sonido de la máquina de café, algún carro que pasaba, el "buen día" de alguien que entraba, un ladrido lejano, el día que se levantaba con su levedad. Y la voz y las guitarras de Gardel apoyadas encima de todos esos murmullos, justito debajo del cielo.

En realidad, todo este monólogo es porque a esta hora me gusta hacer esto que estoy haciendo, es como hacer lo que uno no se anima, pero a esta hora sí porque no lo ve nadie. Y es también un buen pretexto para regalar una canción. La canción es un regalo implícito. El hecho de que alguien haga una canción es ya un regalo en sí. Además uno puede ofrecerla, aunque no la haya hecho. Uno puede regalarle una canción a los demás sin decirlo, sin que sepan que le están haciendo un regalo. Lo notable es que en esos casos, muchas veces pasa que el que la escucha siente que le hicieron un regalo. Este asunto lo descubrí un día, hace años, en el subte. Subió un joven, groncho y brasileño él. Dijo "bonjour", y guitarra en mano, se puso a cantar una hermosa canción. Yo no la conocía, nunca la volví a escuchar, no sé si era de él o de otro. Además era en portugués, es decir que no supe bien de qué hablaba. Pero era una bella canción. Y más, muy bella. Yo sé cuando una canción es buena. Hace más de 50 años que estoy al lado de un tipo que hace más de 50 años que no para de hacer canciones. La cuestión es que sentí que me estaban haciendo un regalo.

Esto que escribo viene a cuento porque existe "La Gloriosa Musaranga", que dicho así es, con perdón, respeto y amor, como decir "La Gloriosa Academia". Toda la gente que conozco y a la que les dije de venir a ver las funciones del "Puchero Misterioso" me dijeron, primero el asombro: no se esperaban que les pasara de sentir lo que sintieron. Y es gente salidora, van a ver de todo. Creen que no saben porqué los tocó como dicen que los tocó. Pero algunos declaran "sentí que se ocuparon de mi"; otros, "me mimaron"; y otros más, "sentí la emoción de tener amparo". ¡Ufff!...

Por eso, hay quien dice que "se escribe" –y yo agrego "y/o se hace "– lo que te pasó en la infancia. Y sí, si te acariciaron la cabeza (¿el alma?) cuando eras chico, es una cosa. Y otra es si no te la acariciaron. Pero bueno, te puede pasar de grande y lo que es más importante, podés vos acariciarle la cabeza a otro ser. Tenés mirada, canciones, versitos, y supongo que ganas.

Bueno, la corto porque siento que me estoy metiendo en un terreno que lo labora con infinita y justa sabiduría y no igualable ternura el Horoscopero Etéreo Criollo (le agregaría Nacional y Popular, pero eso es cosa personal), Don Tiburcio Porvenir.

Espero sientan estas líneas como un abrazo, el de los miércoles, a todos los compañeros músicos, musarangueros, marionetistas, costureras, y otros artistas o no, afines, en este caso, imprescindibles.

No se olviden del vino. De beberlo, quiero decir.

Miguel Praino

(haga clic, s'il vous plaît)


lunes, 23 de junio de 2014

Aparición urbana...




Hace unos meses comentamos la increíble aparición de un afiche anunciando una serie de conciertos del Cuarteto Cedrón en el Bobino en el año 1982. La sorprendente aparición tuvo lugar en uno de los andenes del subte Chatêlet (París).  El día en que unos amigos de los músicos mandaron la foto, ellos (Miguel Praino y Tata Cedrón) estaban en Buenos Aires, iniciando el ciclo El Puchero Misterioso. Hete aquí que, tras una pequeña escapadita, pasó lo siguiente…

Praino/Cedrón - París mayo 2014 / Fotografía: Jorge Pell

Praino/Cedrón - París mayo 2014 / Fotografía: Jorge Pell

Praino/Cedrón - París mayo 2014 / Fotografía: Jorge Pell





Praino/Cedrón - París mayo 2014 / Fotografía: Jorge Pell

"¿Surgió de bajo tierra?
¿Se desprendió del cielo?
Estaba entre los ruidos...."

O. Girondo
 

lunes, 9 de junio de 2014

Todos los miércoles de junio - 21 h

En presencia de Tata Cedrón, se retoma el ciclo "El Puchero Misterioso" junto a Miguel López, Daniel Frascoli. La Musaranga. Barsut/Rojo Estambul.

La cita es en Hasta Trilce. Maza 177. 21 horas

Faltará Miguel Praino, el Profesor, que se encuentra en París. Esperaremos su regreso asistiendo a los conciertos.

Sepa su destino... - El Puchero Misterioso (fotografía: Ana Forlano)