Obra de Roberto Cedrón

Obra de Roberto Cedrón
Obra de Roberto Cedrón

martes, 6 de noviembre de 2018

Anuncio: llegada del Jamaica Marú a buen puerto...

Tenemos el agrado de anunciar que el Jamaica Marú ha llegado a buen puerto. Se trata del trabajo más reciente del Cuarteto Cedrón, sobre poesías de Héctor P. Blomberg y composiciones de Juan "Tata" Cedrón, Josefina García, Daniel Frascoli y Miguel López. El CD estará disponible en el Teatro El Popular, Chile 2080, los sábados de noviembre en el marco de las presentaciones del Cuarteto junto a La Musaranga (reservas por alternativa teatral). Que lo disfruten !

Arte - Pedro Hasperué - La Musaranga / Alfiz producciones



viernes, 2 de noviembre de 2018

Miguel Praino: carta a José Luis Mangieri


Reproducimos a continuación, en homenaje a José Luis Mangieri (1924-2008), poeta y editor, una carta que le escribió Miguel Praino. José Luis Mangieri fue, en la trayectoria del Cuarteto Cedrón, un gran amigo, y algo en vía de extinción: un auténtico, un imprescindible interlocutor.

***
Querido José Luis:

Hace unos días estaba en mi casa leyendo Página/12 por Internet, cuando de repente llegaron mis nietos. Venían a quedarse unos días, aprovechando unas de las frecuentes vacaciones escolares vigentes. Luego de los besos y chascarrillos habituales se hipnotizaron con la pantalla del ordenador y como estaba sobre Página/12 se avivaron que era en castellano. Lucy y yo les hablamos y les enseñamos bastante el castellano, así que comenzamos un juego consistente en que me lean los títulos de los sucesivos artículos, con las consiguientes preguntas de qué quiere decir tal cosa o tal otra. En un cambio de artículo me encuentro con tu foto y la información de que ese día te declaraban Ciudadano Ilustre. Me salió un espontáneo “huy... qué lindo... este es un amigo mío...” Mi nieta Lola (7) preguntó “quoi, nono?”. Les comencé a explicar que te conocía desde hacía mucho, desde 1963 o 64, a través del Tata, desde el comienzo del Cuarteto, en esa época trío; que la primera vez que había invitado a salir a la nona (Lucy) conmigo fue a una presentación de no sé cual de los libros de Juan, organizada por vos, en la que estaba también Julio Huasi, y creo que el Paco Urondo. De lo que estoy seguro es que se hizo en la antigua librería de Abel Langer, a la vuelta de Filosofía. También les conté que estabas en el comienzo del café-concert Gotán, con aquel fantasma, el barba Dupuy que tenía una novia librera en la galería en la que estaba el Cine Arte.
- “¿Y qué hace tu amigo?”, me preguntó Arthur (7), el mellizo de Lola.
- Edita libros le dije, y les hice ver el estante de la biblioteca donde tengo los casi 40 libros de poesía que me mandaste una vez, no sé si por mi hijo o por Marcelo Céspedes.
- “¿Y qué es editar, nono...?”, me pregunta Antoine (8), el grande.
- Bueno, cuando alguien escribe un libro, lo puede hacer a mano con un lápiz sobre un cuaderno, o sobre el ordenador. Como el que hace eso tiene necesidad de hacerlo, lo hace, lo escribe. Pero después, hay que convertirlo en objeto, hay que darle una forma, elegir el tipo de letra, ilustrarlo si es necesario, hay que hacerlo fabricar, distribuirlo en las librerías para que los que quieran leerlo lo puedan encontrar, porque el que escribe un libro lo hace también para que los demás lo lean.
- “¿Y por eso tu amigo sale en el diario?”
- Yyy... sí... no sólo por eso... Porque por ese trabajo que hace logró que mucha gente leyera lo que los escritores escriben. Y porque siempre se portó bien.
- “¿Y si nosotros nos portamos bien también vamos a estar en el diario?”
- Yyyy... sí... aunque también se puede aparecer en el diario porque uno se porta mal.
-“Entonces es lo mismo si nos portamos bien o mal, podemos salir en el diario”.
- ¡No! ¡No es lo mismo...! Ufa... ¡es más complicado que eso...! Miren, en realidad mi amigo salió en el diario porque le van a dar un premio...
- “Entonces se portó bien...”
- Y... según para quién... Mi amigo además de editar los libros, hacía actividades que son para la comunidad, eso se llama política. Consiste en estudiar, pensar y discutir con otras personas para encontrar ideas sobre lo que es mejor para la mayor parte de la gente, para que las personas sean mejores, más buenas, para que les vaya mejor, para que puedan tener las cosas necesarias para ellas y sus hijos. Pero eso que hace mi amigo, en otra época –cuando nosotros vinimos a Francia con la mamá, el tío y la nona– era portarse mal para los que mandaban. Y ahora, los que mandan, que son mejores que los de antes, consideran que lo que hace mi amigo es portarse, no bien, sino muy bien...
- “Y ¿qué premio le dan a tu amigo?”
- Lo reconocen como Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.
- “Nono, ¿qué quiere decir ciudadano ilustre?”
- Y... que sin mi amigo la Ciudad sería diferente... le faltaría mi amigo...

Miguelito Praino (los diálogos son “rigurosamente ciertos”)

* Esta carta fue publicada en el periódico dirigido por Mario Bellocchio, Desde Boedo, número de diciembre de 2008. Algunos extractos fueron también publicados en la revista Ñ del diario Clarín (sábado 22 de noviembre de 2008). También fue reproducida en Cuarteto Cedrón. Tango y Quimera, Corregidor.

jueves, 1 de noviembre de 2018

Tata Cedrón: "El cariño de la gente es el mejor premio..."


por Fernanda Jara

Un deleite. Eso fue entrevistar a Juan Carlos "Tata" Cedrón. Mientras la llovizna vestía a la gris y fría Buenos Aires —por esas cosas del clima que engaña a la primavera con el otoño— la charla que da vida a esta nota se realizaba en la casa del hombre que, con la humildad de los grandes, abrió sus puertas para contar anécdotas de su vida. Repasó la colección de libros que develan el paso del tiempo y que guarda como lo que son, un tesoro. Ofreció café y se sentó al frente del escritorio en el que explora videos de antaño subidos a Internet y revisa sus partituras gastadas. Y así, sin que nadie se atreviera a pedírselo, agarró la guitarra y comenzó a tocar.

Estreno: Blomberg y Cedrón - 3 de noviembre

A partir del sábado 3 de noviembre, el Cuarteto Cedrón y La Musaranga unidos... estarán presentando el nuevo trabajo discográfico del Cuarteto (el "Jamaica Marú"), integrado enteramente por nuevas canciones, basadas todas en textos del poeta, periodista, narrador, dramaturgo y guionista Héctor Pedro Blomberg, célebre autor de La pulpera de Santa Lucía, apenas lo más recordado de su vasta obra, reconocida influencia fundante para González Tuñón. De las diez canciones del disco, siete llevan música de Juan Tata Cedrón y las restantes de Josefina García, Daniel Frascoli y Miguel López.

Sábados de Noviembre – 21.30 h Teatro El PopularChile 2080C.A.BA
Reservas: Alternativa Teatral 


Miguel Praino - Josefina García - Julio Coviello - Tata Cedrón - Daniel Frascoli




domingo, 21 de octubre de 2018

Escuchando al lector


 
Foto / Cedrón por Coviello


Cada uno de los ciclos del Cuarteto Cedrón tiene su peculiaridad, y “Encuentros en el Taller” no podía ser la excepción. Hay, en principio y con rango de evidencia, una cuestión espacial: los músicos “están ahí”, al alcance de una sonrisa, y esa cercanía genera algo diferente en el cuerpo de los espectadores. Nos tocó, por ejemplo, estar del lado del Profe Praino y Josefina García –qué dúo, madre mía!-, y entonces las vibraciones de sus cuerdas nos “tocaron” más hondamente.

También fue grata la novedad y la potencia rítmica del bandoneón de Julio Coviello, y lo que provoca en un Tata que se sale de la vaina, acompañando sus propias melodías con toda su humanidad al borde de lo bailable. O las nuevas canciones, basadas en poemas del rescatado Héctor Pedro Blomberg, con músicas de Daniel Frascoli, la José García y el propio Cedrón -que ya han sido grabadas, y que se presentarán con la Compañía La Musaranga-. 

Como lo anterior, el resto también entra en el terreno del deleite de la escucha. Los tangos, desde luego, pero también los valsecitos, las canciones de los puertos, y hasta una “cumbia” rante. Pero, además, está lo que cuenta el Tata entre canción y canción, que es todo su universo de lecturas condensado en el breve espacio de un interludio conversado que, sin embargo, viene de lejos, de cuando su hermano Alberto, allá en La Boca, le decía: “Leé ésto”, ó “Leé a fulano”.

Y es un precioso reconocimiento fraterno que el Tata le hace a quien abrió caminos, pues hasta el final Alberto siguió sugiriendo lecturas (“Las mil y una noches”, nada menos) para que su hermano les descubriese su sonido. Y, a la vez, ello permite el despliegue de una “pedagogía cedroniana”, que comienza narrando una historia (y cómo nos gusta que el Tata nos cuente historias!), y termina recomendando un libro de Enrique González Tuñón que acaba de publicarse.

No quiero sacarlo al Tata de su ámbito específico, siendo como es un músico excepcional. Pero sí me parece adecuado decir que también lo es gracias a que ha leído mucho y muy bueno, y que ha sabido procesar esas lecturas, digerirlas con cariño y mantenerlas en el paladar de la pasión. Esos cuentos que el Tata comparte con el público son sus tesoros de lector, son sus páginas amadas, las que hablan de la ternura y la calidez humana como un modo dichoso de estar en la vida.  

Conociendo su propia tibieza, es absolutamente congruente que el Tata cuente las cosas que cuenta. Es la belleza del mundo, el dulce aroma de los días, el calor de los amores, la presencia necesaria y urgente de los afectos, la poesía escondida en las cosas, la reflexión unida al cuore, y dejarse un espacio para leer aquello que vale la pena.  


Carlos Semorile